Historia de La Fuente a través de fotos, articulos y gráfica.

martes, 28 de diciembre de 2010

Semana Santa, vivencia masiva.Panorama religioso

Por José Ignacio López
Diario Clarín. Bs .As, martes 22 de marzo de 1983.

El sábado próximo, víspera del domingo de Ramos, celebración litúrgica que marca en la Iglesia Católica el comienzo de la Semana Santa, de dicada a rememorar los misterios centrales de la fe y que culmina con la Pascua de Resurrección, festividad máxima de la cristiandad, se efectuará en Buenos Aires una experiencia pastoral.
La iniciativa se ubica en el amplio marco que ofrece el Año Santo de la Redención que el viernes inaugurará en Roma el Papa Juan Pablo II y, en lo local, se vincula estrechamente con una corriente pastoral que busca privilegiar los signos de la religiosidad popular y que ha favorecido en la última década fenómenos tales como el de la peregrinación juvenil a Luján o las también multitudinarias concentraciones en otros santuarios, el de San Cayetano es un ejemplo.
La experiencia consistirá en un encuentro masivo juvenil de Semana Santa destinado a celebrara la pasión y Resurrección de Jesús. “Murió y nos unió” es el lema de esta propuesta para la evangelización de la juventud, frase que ha sido estampada en millares de afiches desplegados en los últimos días en las paredes de Buenos Aires mediante los cuales se convoca a ese encuentro por realizarse el sábado, a las 20.30, en el estadio de Vélez Sarsfield.
Según los organizadores, la celebración debe ser distinguida tanto de un festival de música, cuanto de una liturgia estrictamente sacramental. Su intensión es más bien la de reactualizar e reinterpretar la vieja tradición de los autos sacramentales, es decir, la representación de los misterios de la fe para profundizar y asimilar su vivencia y significado.
Apelando a lo que el documento episcopal de Puebla llama “memoria cristiana de nuestros pueblos” y asumiendo de manera activa la devoción popular anual y tradicionalmente expresada en la Semana Santa, se buscará conmemorar el misterio de la Redención.
Así, una de las canciones que se entonarán el sábado habrá de decir: “Hermanos míos queridos, /vivamos el tiempo santo/ nos acompaña en el canto/ la fe del pueblo de Dios/ que nunca calla su voz/ ni en la risa ni en el llanto…
Haremos todos memoria/ de la muerte del Señor, pues si muchos con ardor/ recordamos esa instancia/ dos mil años no es distancia/ la Pasión sucede hoy”.
En un ensayo de reflexión teológico-pastoral elaborado por los presbíteros Carlos M. Galli y Carlos A. F. Fernández, con el fin de explicar y dar sustento a la experiencia por realizarse, se puntualiza que la columna vertebral del encuentro estará constituida por el relato de la Pasión según San Juan. Estará representado a través de un lenguaje total que recurre a diversos géneros expresivos: música, canto, teatralización, danza y técnicas audiovisuales.
La audaz propuesta que encontró el debido respaldo del arzobispado de Buenos Aires, cardenal Juan Carlos Aramburu, se engarza con todo el trabajo pastoral que desarrolla la Comisión de Prioridad Juventud de la Arquidiócesis.
Tuvo su origen en la experiencia que desde hace algunos años despliega en sectores juveniles de barrios de la ciudad y de su populoso con urbano un grupo llamado Nuestra Señora del Buen Viaje.
En medios de la iglesia, esa labor se conoce como la “experiencia de los galpones”, denominación surgida del lugar donde comenzaron a celebrarse esas reuniones que procuraron encauzar la necesidad de los jóvenes de hallar un ámbito de encuentro y personalización, en medio de las tensiones masificadoras de la gran ciudad.
A partir del eco favorable suscitado por esa iniciativa surgió la inquietud de hallar el modo para una vivencia masiva de la Pasión y Muerte de Jesús. El proyecto se agilizó cuando a los responsables de la experiencia de los galpones se integró el grupo musical La Fuente, a cuyo cargo estará el sábado la música y el canto, concebidos con el criterio de fomentar la participación activa de los jóvenes a través de estribillos y otros diferentes signos que buscarán explicar el núcleo del mensaje que se proclama.
Como las peregrinaciones juveniles a Luján u otras iniciativas de raigambre pastoral semejante, laque se avecina se nutre en la convicción de que no es posible plantear una acción evangelizadora “que no tome en cuenta el estilo cultural argentino de escribir los grande s jalones de su historia con concentraciones multitudinaria”.
Recurriendo a un teólogo de fuste como Teilhard de Chardin, quienes participan de esa convicción piensan que así como en el cuadro rural el infinito espacial es signo de Dios y del misterio, tal vez en la civilización urbana el signo más fuerte de la Divinidad sea la multitud congregada por valores fundamentales.
En ese sentido, el proyecto que se materializará el sábado en el estadio de Vélez se define también como integrador en el aspecto musical, se expresará la historia de la Pasión sobre la base de ritmos folklóricos, pero también estará presente el rock nacional y algunos himnos gregorianos del siglo XI.
El milenario misterio de la Cruz buscará actualizarse no solo a través de la música y dele empleo de modernos medios de expresión. También se lo intentará mediante el contenido de la oración y las intenciones que habrán de promoverla.
Así, en la contratapa del programa que se repartirá el sábado, se expresará el deseo de “construir el pueblo de Dios sobre esta tierra argentina y de reclamar de su misericordia el don de la reconciliación para nuestra comunidad nacional, en la verdad, la justicia, la libertad y el amor”.
Actualización que también estará reflejada en otra convocatoria concreta: la que invitará a llevar ropas, alimentos y dinero a todas las parroquias con destino a los inundados como expresión efectiva de fidelidad “al Cristo sufriente en la persona de las más necesitados”.

lunes, 27 de diciembre de 2010

La Fuente y su evangelio musical


Música Jóven Clarín
La Fuente y su evangelio musical
Otra partitura para la Fe
por Roque de Pedro.

“No es un festival sino una reunión donde la música surgida del tema de La Pasión según san Juan se unirá a la acción dramática y coreográfica, compartida por todos”, comentan los integrantes de La Fuente, un grupo que integra el folklore con el rock, sin encasillara ninguno de estos términos. Lo hacen en referencia al encuentro que tendrá lugar el sábado próximo, con entrada libre, en el Estadio Vélez.
Quienes estuvieron en algunos recientes festivales de rock al aire libre tuvieron ocasión de observar grupos de jóvenes sencillamente vestidos que, durante los intervalos entre actuaciones en el escenario, compartían canciones de contenido a veces religioso, otras llenas de buenos deseos para el futuro y aún para el presente. Solían rodear o rodearse de círculos de velas blancas y portaban a veces carteles o repartían volantes que citaban a la Madre del Buen Viaje. Ahora, nuevamente llegan referencias de esta actividad: “No hay un lugar fijo. Se trata de unas veinte personas que coordinan reuniones en lo que llamamos galpones, donde se hacen encuentros barriales, en la Capital y particularmente en el Gran Buenos Aires, considerados como punto de abrigo y amparo desde la perspectiva cristiana”, señala el padre Carlos Fernández, al que todos conocen más como Pajarito. “Y ahora concretaremos otro proyecto, mucho mas amplio, pero con el mismo espíritu”.
Es que el sábado próximo, y anticipándose a la celebración de la Semana Santa, tendrá lugar, organizado por este movimiento, un encuentro que, bajo el nombre Vivamos la Pasión, se centrará en un trabajo musical realizado por los integrantes del grupo La Fuente, sobre textos del Evangelio, compaginados especialmente por alguien que firma Francisco del Buen Viaje.
¿Cómo será la música?, cabe preguntarse. Responden los propios integrantes del grupo:
Ante todo, teníamos un compromiso muy interesante para resolver el desarrollo de tensiones dramáticas de los distintos pasos de La Pasión en la música. Nuestra experiencia parte de lo netamente acústico y con raíces en el folklore. Aquí decidimos ampliar el radio de acción, hacer una mixtura de ritmos que representan el sonido que nosotros hemos vivido, lo que se escucha a nuestro alrededor. Allí están presentes tanto el rock, de una generación inmediata, como el folklore, que persiste. Una manera de no estar en contra de ninguna forma expresiva, que guste y no enfrente, si no que sea compartido por padres e hijos.
-¿Cual estiman ustedes que será la afluencia de gente el sábado en el estadio Vélez?
- No lo podemos calcular, pero es probable que sea de varios miles., diez, quince, treinta...No sabemos. Pero va venir gente de todas partes.
- Esto requiere una infraestructura de ampliación bastante grande, sobre todo teniendo en cuenta que la base de ustedes es acústica.
Sí. Pero habrá, además de guitarras, otros instrumentos de cuerdas, mucho viento (desde quenas hasta sicuris, desde moxeños, hasta erkes), habrá instrumentos amplificados, bajo eléctrico y batería sumada a la percusión que habitualmente empleamos. Un desafío para el sonidista, Daniel Curto, que trabaja con nosotros desde hace mucho tiempo. Es importante destacar que toda la gente que interviene en la realización es de la onda subte, donde vale mucho la voluntad y la cooperación.
-¿Como se financia el encuentro?
Como no cobramos entrada, el único ingreso económico será el que obtengamos por la venta de los cassettes con la música de La Pasión según San Juan, que fue grabado en los estudios MIA, y que va a ser la base del espectáculo.
-¿Qué va a suceder en el Estadio Vélez el sábado?
Esto que llamamos Galponazo será un encuentro más de la comunidad al que la gente llega como peregrinos. Habrá música (la obra dura alrededor de una hora), actuación dramática y participación de la gente en pleno. En total trabajan unos ciento veinte chicos que no son profesionales ni de teatro ni de danza. La coreografía será de Marta Bonetto y la dirección está a cargo de Celina González y Roberto Cesan.
-¿Que pasa con la música de La fuente desde aquel primer disco que llevaba solamente el nombre de ustedes, hasta este espectáculo, concentrado también en un cassette?
- Ahora el trabajo es mucho más coral, aun cuando el timbre sea semejante. Pero existe también una evolución en la armonía y hay temas que son estrictamente eléctricos cosa que no existía en el La Fuente de entonces.
Gualberto Romero, Ricardo Brun, Armando Tolosa y Andrés Grimsdtich componen establemente La fuente. Para esta labor contarán también con otras voces (Claudia Oíl, Jorge, el grupo San Pedro Telmo) e instrumentos: Daniel Oíl en armonio, Daniel Sartori en vientos andinos, Daniel Riga en acordeón. Y las voces de todos los que vayan. Como una gran oración.

Los músicos de La Pasión.





























Ficha técnica de grabación: La Pasión según San Juan.

La Pasión según San Juan por La Fuente.
Autor y Compositor: Alejandro Mayol
Composiciones originales, arreglos e intérpretes: “La Fuente”.

Integrantes
Coco Romero: guitarra, bajo, voz y recitados.
Uki Tolosa: guitarra, cavaquiño, mandolín, bajo y voz.
Andy Grimsditch: flautas, mandolín, bajo, guitarra, voz y recitados.
Onfel Brun: batería y percusión.

Músicos invitados
Claudia Oíl: voz y accesorios.
Carlos Garófalo: bajo y voz.
Daniel Sartori: aerófonos.
Daniel Oíl: teclados, armonio y voz.
Daniel Riga: acordeón.
Coro de chicos: Lorena, Verónica, Gabriela y Matías.


Temas

Lado A: (duración 30 minutos)
1- La vida a la muerte vence
2- Cueca de los Ramos
3- No hay mayor amor
4- Candombe de la traición
5- El llanto de Pedro
6- El sueño de Marcia

Lado B: ( duración 29 minutos)
1- Que caiga su sangre sobre la Nación
2- De pie la Madre doliente
3- Vidalita del entierro
4- Triunfo de la vida
5- Guarda la paz en tu corazón
6- Credo de la resurrección

Grabación: estudio Tubal S.R.L
Técnico de grabación: Daniel Curto.
Sello Wormo: S. W. 1005- C
Producido y editado: “La Fuente” y “El buen viaje”.
Idea de tapa: Daniel Oíl y Rosie Brown.
Diseño e impresión: Pan y Trabajo.

LA PASIÓN SEGÚN "LA FUENTE".

Descargá aquí el disco "La pasión según San Juan" de La Fuente



El encuentro de anoche en Vélez y la evangelación de la cultura.
El estadio estuvo colmado de jóvenes.
Significativa ausencia de Aramburu.
(...) una obra como "La pasión según San Juan" -denominada Oratorio Popular o cantata-, en la cual el grupo La Fuente ha logrado una poderosa simbiosis musical entre las más puras y tradicionales melodías folklóricas y los estilos e instrumentaciones de la música urbana popular contemporánea, tan cara a la cultura de los jóvenes (...).

Murió y nos unió
Diario La Razón, domingo 27 de marzo de 1983.
(...) Tuvo a su cargo la música y el canto, en el estadio el grupo La Fuente que se incorporó a la experiencia llamada de "los galpones". El concepto ha sido fomentar la participación activa de los jóvenes por medio de estribillos y otros signos. cabe consignar que ante una multitud enfervorizada que colmó las instalaciones de Vélez Sarfield se representó la pasión a través de ritmos folklóricos el rock argentino e himnos gregorianos del siglo XI (...).





LA PASIÓN SEGÚN LA FUENTE por Coco Romero.

Esta obra fue escrita por Alejandro Mayol bajo el seudónimo de Francisco del Buen Viaje, la musicalización: arreglos, composiciones originales de los climas de enlace e interpretación pertenecen a “La Fuente”, el trabajo nos llevó algo más de un año, tuvo como origen el acercamiento del Padre Pajarito y un pequeño grupo de sacerdotes y laicos –entre ellos recuerdo a Trulo y María-, a una de nuestras presentaciones.
Durante los 80, se nos acercan a la salida de una función, llevaban adelante un trabajo social bajo el nombre de “La Virgen del Buen Viaje” trabajaban por entonces con la juventud de barrios populares, encuentros denominados Galpones (realizaron más de treinta en distintos puntos del conurbano), donde generaban, un espacio de contención, un ámbito adonde acudían significativamente los jóvenes más desamparados y marginados. Compartir una torta frita con mate cosido y terminar con un encuentro artístico y reflexivo.
Con el tiempo fuimos a cantar a los galpones y hemos salido de algún lugar a los tiros y no es una metáfora, por entonces en las barriadas humildes el alcohol ya hacía estragos.
Pájaro nos propone conocer a Mayol que tenía la obra escrita e ideas musicales sobre los temas. La base de los mismos eran motivos folklóricos argentinos. Las canciones y el texto lo debíamos convertir en una obra de una hora de duración cuya musicalidad permitiera su escenificación.
Durante 1982 después de ensayar nuestro repertorio íbamos incursionando en la Pasión, Alejandro nos seguía de cerca, apenas se descuidaba le fuimos poniendo unos toques fuenteanos. Que en la obra están claramente identificados.
La musicalización fue ardua pues al mismo tiempo que avanzaba la obra, el entusiasmo generaba nuevas ideas, el proyecto se fue delineando: primero la grabación de la Pasión y luego su presentación en la cancha de Vélez Sarsfield en Liniers para la Semana Santa de 1983
Participaron del proyecto amigos que enriquecieron la idea:
Claudia Oil (voz); Daniel Oil (armonio); Daniel Sartori (aerófonos); Daniel Riga (acordeón); Carlos Garófalo (bajo). Nosotros seguíamos con nuestras presentaciones y madurando el nuevo trabajo musical: “El grito primal”.
El compromiso con esta obra fue estrictamente social, en aquella coyuntura política –cultural creíamos que era un aporte, sin dimensionar nos metimos en un entramado difícil.
Pues esto fue organizado en primera instancia por el espíritu galponero de base, cuando todo fue creciendo entró naturalmente la organización de la iglesia, así que aquel emprendimiento creció de tal manera que en parte se nos fue de las manos.
Recuerdo el sábado 26 de marzo después de la prueba de sonido y antes de la función fuimos a tomar algo en un café cercano, creo que estábamos todos desde la ventana veíamos llegar a la gente en procesión, miles… las barriadas se hacían presentes ese día. No lo podíamos creer.
La función fue con una luna llena increíble una actuación de fuerte carga emocional, había más de treinta mil personas, para La Fuente fue una vivencia inolvidable, la obra que habíamos concebido estaba viva. El espectáculo fue escenificado por ciento veinte jóvenes no profesionales ni del teatro ni de la danza. La coreógrafa fue Marta Boneto y la dirección estuvo a cargo de Celina González y Roberto Cesan.
Parte de la producción del evento fue financiada con el casete que se vendía a la salida del estadio. Allí una historia mínima es el eslabón que convertirá a esta obra en Fiesta Popular.
Un joven seminarista Armando Ledesma salió del estadio y compró el casete, marchó a su pueblo General Madariaga y le propuso al grupo “Gente de teatro” con Coco Degen en la dirección poner en escena la pasión, así fue que en 1985 empezó el camino de la Pasión en los pagos del Tuyú.
Desde entonces cada año para la Semana Santa se pone en escena “La Pasión” con la música original de aquella presentación en Vélez que fue posible gracias al espíritu galponero del Buen Viaje.
El casete de entonces quedo atrás y paso a otro formato el CD, la que sigue sonando es la música que realizamos en Villa Adelina en los estudios de los MIA, con Daniel Curto como técnico de grabación.
Hemos visitado Madariaga con mis compañeros, e hicimos una presentación con La Fuente en vivo para todo el elenco no recuerdo el año.
A la distancia disfruto de ver y saber que es posible que una obra musical hecha a pulmón se convierta en Fiesta Popular.
Si pueden visiten Madariaga en Semana Santa y disfruten de La Pasión.
Descargá aquí el disco "La pasión según San Juan" de La Fuente

domingo, 19 de diciembre de 2010

En una plaza porteña.


"La Fuente" en la Plaza Roberto Arlt.

Tres letras del primer disco.


Que viva nuestra esperanza de Coco.

En esta prisión de días /veo una mañana
y en las noches de estrellas/ la luna plateada.

Que viva nuestra esperanza/ y los niños que cobijan/ la ternura de esta tierra.

En este rincón de magia/ de un amor perdido
siento el agua fresca / de la lluvia que ha caído.

Que viva nuestra esperanza/ y las manos que se extienden/ a lo largo del camino.
Que viva nuestra esperanza/ y los leños que alimentan/ este fuego que no cesa.
Será como esas historias/ donde uno siempre va/ y ve caer el sol en sus espaldas.


De este valle viejo de Andi.
La sombra del agua alrededor
de este valle viejo.
Parece ocultar misterios
de la creación y el tiempo;
arrastra su predica a través
de hojas y raíces
llorando los siglos delató,
y así canto:

Rumores lejanos, nubes gris (es),
lluvia y arco iris
nutriendo el eterno manantial se despliega en hilos;
adorna de plata derritió
roca en precipicio,
cayendo por manchas de verdor
describió su altar:

Narró la historia cuando Dios
le legó su tribu
las niñas preñadas daban a luz
a rosados seres
el barro en sus pies,
sembrando pan, recorrió mi cuerpo;
con sus manos tallo la vid,
y un himno alzó.


Dame algo de tu polen de Uki.
Después de los tres días te encuentro deshojada
como margaritas que no lograron subsistir
al fragor de la tormenta.
Y tus pétalos caídos desde tierra
revierten tu esperanza adormecida
de crecer y florecer a cada instante
con cada melodía
que te arroba y te amamanta
con las luces de la historia
iluminas tu memoria y luego
me ves pasar desde arriba.
De tus puntas el cabello más clarito
prenderé el fieltro oscuro de mi abrigo
para llevar tus estrellas reflejadas.

Escucha : la cuna donde dormías
poco a poco va perdiendo tu recuerdo
pero el lecho en que hoy descansas
se recarga con el ciclo de tu sangre.
Oye tus dudas, cobija tus sueños.
Te apaña en el lamento y te protege.

Todo ha cambiado flor amiga, todo,
adoro tu fragancia
y la sabia que circula por tu tallo
me tientan de poseerte … pero
¿cómo podría arrancarte de tu jardín sereno?
No serías la misma por cierto.
Más aún así
Dame algo de tu polen.





martes, 14 de diciembre de 2010

Las presentaciones y la producción discográfica por Andi.


PRESENTACIONES Y LA PRODUCCIÓN MUSICAL
por Andi.
En cuanto a las presentaciones se puede decir que tuvimos la suerte de conectarnos con mucha gente valiosa. Gente que organizaba eventos con fines benéficos, culturales, a veces en lugares muy marginales, y que estaban movidos por la fuerza de la vocación, el entusiasmo, de ayudar a los demás, de soñar con un país mejor, un mundo diferente. Muchas presentaciones gratuitas: el pancho y la coca; pero una sensación de estar haciendo algo que valía la pena, no sólo en el plano artístico sino en el plano de la vida, de la gente. Una época difícil pero copada. Y por el lado de la guita y el sistema: ¡mal! Poca guita. Relaciones ríspidas con el medio empresarial- musical. Boicot. Mala onda. Proyectos siempre inconclusos para editar nuestro material. Todo ¡mal! Así fue que nos bancamos nuestros propios discos. Para el primero tuvimos la invalorable ayuda de “los MIA” (Músicos Independientes Asociados) que se auto solventaban sus proyectos y fueron pioneros de la producción independiente. Estaba toda la familia Vitale: Lito, Liliana, Ester, Donvi, estaba Alberto Muñoz, Daniel Curto, Verónica Condomi, (Juan del Barrio), y otros. Tenían un estudio de grabación en Villa Adelina y nos ayudaron con nuestro primer disco: el negrito. Hubo un intento de reedición de este disco con otra tapa y con el tema “Todos Juntos” de los Jaivas, pero no prosperó. El segundo también lo grabamos en el estudio de los Vitale y lleva por título “El Grito Primal” por uno de los temas incluidos que es medio conceptual. Esos fueron los dos trabajos propios editados, a los cuales se agrega “La Pasión según San Juan (criolla)” de Alejandro Mayol. ♫

viernes, 10 de diciembre de 2010

A los pies de la escalera de Uki Tolosa.

Bésame luz del sol un día/ sin la pesada bruma/
correme los portones viejos/ en las entradas duras.

Hasta cuando sigo afuera/ a los pies de la escalera/ sin subir.

Quita las dudas de mi boca/ las palabras que sobran/
rompe ya los falsos cordones/ en las esclavas horas.

Llega hasta los hondos abismos/ de mi valle encantado/
dale a mi ser septiembre fértil/ sobre lo que ha quedado.

Hasta cuando sigo afuera/ a los pies de la escalera7 sin subir-

Fotos y recuerdos de Edy, fines de los 70.





















Archivo de Edy.
















En 1978 llegando de un viaje a Brasil no tenía donde caerme muerto. Dos amigos me tienden una mano y me invitan adonde ellos estaban parando: una pensión en San Isidro, una vieja casona de 2 plantas, y nuestra habitacion si tenía 3x3 era mucho, pero teníamos un balconcito con vista al parque. Los amigos: Coco y Uki. Eran tiempos dificiles; a veces entre los 3 no juntabamos una moneda, a puro mate y cerealitas, y cuando pintaba, pintaba ginebra amigos nada mas. Cuando comiamos llovía, o habia cataclismos, se caian los pajaritos, o se moría el obispo de Canterbury. Hasta que de a poco fuimos zafando, los primeros shows, y vuelta al circuito de la música. Coco y Uki compusieron las primeras canciones en aquella pensión. Yo solo fuí el primer percusionista del grupo, y por un tiempo toqué tanto con La Fuente como con Fontova, hasta que con el negro formamos "Fontova & La Foca" y el amigo Onfel se hizo cargo de la percuta de "LA FUENTE". Kuac!!!!. Edy Rodriguez.







miércoles, 8 de diciembre de 2010

Los amigos y los temas por Andi.


Por suerte para el grupo, tuvimos mucho tiempo para dedicarle a la música. Reuniones donde se mezclaba la música, la filosofía, mate, cerealitas y un invalorable grupo de amigos que sostuvieron al grupo desde varios ángulos (organización, afiches, producción, fletes, pegatinas, apoyo, escenografía, etc.) Resorte, Martín Aboaf, Jimmy y Antonio McKern, Lito Settón, Petro, la Negra, Virginia, Guillermo y Claudia, Bobby Curto....
Las paredes de nuestra pieza de ensayo estaban forradas de instrumentos de todo tipo: birimbao, cavaquinho, mandolín, ukelele, bongó, pandereta, flautas de todo tipo, sikus, quenas, bajo, tambores de todos los colores y tamaños, y un sin fin de accesorios listos para ser probados por convicción o capricho. Alguien traía un tema, generalmente en guitarra, y se ponía a cantarlo; una y otra vez. Los demás íbamos paseando por todo lo que se nos ocurriese: voces, tambores, guitarritas, flautas. Y la cosa seguía así a veces por semanas mientras de a poquito se iban armando en forma aleatoria, azarosa y caprichosa, los que iban a ser los arreglos de cada tema. Esta manera informal de trabajar suponemos que le dio al grupo cierta riqueza y variedad, especialmente en el plano tímbrico y de arreglos estrafalarios o poco frecuentes. Es verdad, ningún profesional en su sano juicio hubiera diagramado alguno de los arreglos de La Fuente.

HACIA UN FOLKLORE UNIVERSAL.

Coco guitarra, Uki cavaquiño, Andi flauta traversa.


Romero- Tolosa







Coco y Uki.



lunes, 6 de diciembre de 2010

Un recuerdo y una reflexión de Andy sobre el Réquiem.

Recuerdo que en el verano del 79, en Mar del Plata estábamos con Uki y se nos acercan dos hombres de inconfundible civil, nos llaman a un costado del hall del teatro La Botonera, y nos dicen, que lo mejor sería no cantar esta canción, llego la función y la cantamos como todos los días del ciclo, del cuál éramos grupo soporte de Spinetta, Willy Quiroga y Alejandro Medina, el dia que toco Alejo llega la policía prenden las luces en medio del show y con la excusa que había menores de 18 en la sala, se clausura el teatro y el ciclo de aquel verano.

Unos 20 años, Andy me acerco esta reflexión.
Réquiem a la civilización Incaica
Al cantar y reflexionar sobre esta temática unos 20 años más tarde, surge una interesante perspectiva histórica que tiene que ver con la inserción de la temática indigenista en nuestro medio. Recuerdo muy bien, en mis épocas de estudiante la imagen estereotipada y paupérrima del pobre indígena con su taparrabo y lanza, y la indiscutida aceptación de los procesos de la conquista, colonización y “el progreso” que flotaba en el aire. Si bien la situación de las naciones indígenas hoy en día dista mucho de ser aceptable, creo que algo se ha avanzado. Seguramente el “réquiem” adolece de cierto idealismo, quizás como inicio del péndulo en el otro sentido que busca equilibrar un desequilibrio ya gestado. Pero sirve como elemento de reflexión y profundización. Sea como sea, quisiéramos que sirva de homenaje y como señal de buenos augurios para todas esas civilizaciones que tapizaron este continente y que sus descendientes puedan retomar sus identidades escondidas en las arenas del tiempo y el pillaje, para enriquecerse y enriquecer la vida de todos los que hollamos estos suelos.

La letra del Requiem de Tolosa y Romero.

Réquiem a la Civilización Incaica
Coco Romero y Uki Tolosa
Arreglos La Fuente.

Hace algunos siglos de copiosas tormentas y tormentos, aquí en nuestra tierra de América nació y vivió un pueblo adorador de sol, la vida y las montañas de sustento. Abrazando y dibujando los mensajes de su suelo, dejando huellas que solo llegarían a interpretar generaciones venideras.

Volaba el Colibrí
al ritmo de los pájaros libres
y en el Alto Perú
el Indio acariciaba la tierra.

De Quito al Cuzco el Imperio del sol
brillaba con la luz de la pasión
llegando a ser la mágica expresión de la grandeza.

Vivieron entre sí por siglos de mañanas floridas
sin letras de aridez subiendo por el valle sagrado.

Y vino el Español y dijo:
esta es la civilización
de los hombres que piensan y saben lo que quieren.

El Inca creyó en este pseudo Dios navegante,
con sus palos de fuego
atemorizaba la inocencia
a golpes de astucia y ambición
cargando oro sangre y dolor
levantaron las redes
de un pueblo reverdecido.

Hombre civilizador, oye el gemido
que perdura vivo aún entre las ruinas.
hombre civilizador, transcurre el tiempo
y la historia no ha quitado las espinas.

En Cajamarca fue la cita de poder y colosos,
ningún guerrero allí,
sólo mujeres, niños y ancianos;
y los conquistadores prontos
con arcabuces para descargar
sobre el primer indicio
que desate su violencia.

El cura se acercó
al Inca que inmutable miraba
llamándolo a su fe
imponiendo reconocimiento,
libros sagrados le mostró
que no sabía por qué entender
y así las escrituras volaron por el aire.

La mecha se encendió
se oyó tronar cañones de furia,
caían de a diez
desesperados en su asombro,
el fuego devoraba todo
obras de siglos para levantar
mientras las piedras
absorbían toda la tristeza.

Volaba un águila blanca sobre un cielo enlutado y conquistado, era presencia viva de la ironía cruel que comenzaba a reinar en América del Sur.

La percusión de Edy Rodríguez, La Foca.


Edy Rodriguez con La Fuente.




LA FUENTE


Romero - Tolosa



Tolosa - Romero

Septiembre y noviembre de 1982.











Imagen de Antonio Berni: Manisfestación, 1934.

A propósito del conflicto bélico por las Islas Malvinas.


Seis de febrero de 1982 en La Falda, provincia de Córdoba.


Festival de Rock en La Falda.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Nota de Víctor Pintos en el Expreso Imaginario Nº 67 – Febrero 1982.


LA FUENTE
Víctor Pintos

Fue en febrero del 79. Estaba pasando unos días en Mar del Plata, cuando me enteré que, en una de la sala de la ciudad – La Botonera -, había un ciclo de recitales. Fui, y los cuatro “desconocidos” que abrieron el espectáculo me sorprendieron con su personal propuesta, su vitalidad y energía.
“Se llaman La Fuente”, me dijeron en el intervalo. Y, como diría un cronista deportivo, “fui a ver a Vox Dei y terminé viendo a La Fuente...”
A tres años de aquello, Coco recuerda...
“Vos sabes eso marcó, en cierta forma, el comienzo ‘oficial’ de nuestra historia. Durante ese verano, estuvimos tocando todos los días ante gente de distintas partes del país, y fue muy importante para afianzar el grupo”.
La Fuente había nacido a principios del 78, es decir, un año antes. Primeramente fue un dúo – Coco y Uki – (“siempre nos identificaron así, y erróneo”, aclara Uki), pero en los primeros recitales ya hubo dos invitados – Andrés y Armando – quienes después pasaron a ser integrantes estables.
“Después de Mar del Plata nos fuimos a Bariloche, donde tocamos durante todo Marzo. Esto lo hicimos gracias al esfuerzo de Pierre Bayona (actual manager de Piero), quien confió en nosotros de entrada”.
Pasó la temporada y al volver a Buenos Aires se desvincularon de Pierre “nada más que por seguir siendo independientes. Con él nos llevábamos al pelo, y por eso es que hoy recordamos aquello con mucho cariño”.
Les tocó un mal momento para largarse en la gran ciudad, y empezar a cubrir el circuito de recitales. “Acá no pasaba ni una”, aseguran.
Tuvieron, eso sí, algunas presentaciones “grandes”: el festival “Circo” en Obras Sanitarias”, junto a Nito Mestre y Raúl Porchetto: un festival gigante en Racing, y otros conciertos compartidos.
Hasta que, sobre el fin del 80, se separaron.
“Desarmamos el grupo un poco por todo.
Había algo de agotamiento por el trabajo que lleva ser independiente. Si hubiera que tocar solamente, no pasaría nada. Pero cansa mucho programar, hacer los afiches, volantear y ocuparse del sonido y esas cosas...”.
¿Qué hicieron los cuatro el grupo se separó? Cada uno hizo sus cosas, pero sin perder la unión. Cada vez que se pudo, tocaron juntos. Por eso, no fue muy difícil la reunión.
“Lo hicimos en septiembre del año pasado, para el recital de primavera en el Lassalle. Reformamos el grupo con el propósito de grabar un álbum y dejar un testimonio. Nos costaba mucho pensar que La Fuente se había terminado y no iba a quedar más que algún recuerdo...”
al principio, los ensayos de reencuentro fueron como “de tanteo”. Porque de entrada tuvieron un poco de temor de que la reunión no funcionara. “todos queríamos ver cómo marchaba el asunto. Porque separase es lo más fácil. Es un tajo que genera, en un grupo, cosas incompletas. El asunto es hacerla completa, y agotarla...”
y después del recital, con todo OK, se pusieron a trabajar en el disco.
Lo grabaron en Octubre, mate va, mate viene, en el estudio de MIA. Y a mediados de Diciembre salió a la venta. Ya no pensaron más en separarse.
“El disco salió con varias premisas: no – compromisos, no – cuestionamientos, lo hicimos como quisimos, tal cual se nos dio la gana. Antes habíamos tenido algunas propuesta para grabar, pero nunca dimos en la tecla. No existió para nosotros el tipo que no dijera B cuando queríamos A o C. Es que no hay una empresa que ponga un mango cuando no garantizas ventas, y aseguras una ganancia por sobre lo que gastaron en vos”.
Pese a esta afirmación, aseguran no rechazar “ideológicamente” la cuestión – grabadora. “Este disco nos sirve, también para cumplir con una etapa primaria. La cuestión era arrancar. Ahora tenemos un LP, y la carta de presentaciones es distinta. Si algún día nos sale algo interesante, en una compañía, bueno transaremos. Pero por ahora estamos súper contentos con ser independiente. Y muy cómodos”.
Desde el mismo momento en que salieron de los estudios con el master calentito, todo lo que hicieron fue trabajar en función del disco. “Nos hemos recorrido ‘todo’ para que nos conozcan.
Hemos actuado en varios lugares para que nuestro trabajo sea divulgado por la mayor cantidad de gente posible”.
Estuvieron, por ejemplo, en el homenaje a Lennon, y la hicieron de goma. A pesar del tremendo calor que inundaba la sala, nadie pudo resistirse al contagio de ritmo y fervor ni pudo aislarse de la onda emotiva que tira.
También estuvieron en el festival Pan Caliente, y la volvieron a gastar. A pesar de la polvareda que se armó, nadie pude resistirse al baile y a la desenfrenada locura que impulsa su música.
Volviendo al disco... Con la elección del material “problemas”. Es que, por una simple cuestión cronológica, el primer disco debía traer aquello del comienzo, los balbuceos iniciales “”Y ahora estamos haciendo otras cosas. Por eso nos llevó mucho tiempo elegir los nueve temas de LP: hay algunos “clásicos” de nuestro repertorio que debieron quedar afuera.
‘La vaca soñada’, por ejemplo, que prendió, mucho en la gente, no fuera. Eso no quiere decir que nunca lo vayamos a editar. Tal vez en el segundo long play esté...”
a priori, se ha identificado a la Fuente como una banda de “proyección folklórica”. En realidad, hacen eso y algo y algo más “Claro, una de Las cosas que hacemos es folklore. Pero hay otros tintes. Bastante de música latinoamericana, un poco de folk, candombe, murga de todo. Pero en síntesis, lo nuestro es música popular. En esa cuerda...”
Tienen la preocupación de que no se los catalogue como un grupo uní – direccional, musicalmente.
“Si hay algo que nos identifica, es que hacemos una cosa directa, sugerente, con un relax interno pero con polenta en la llegada...”
Antes de dejar la redacción, los cuatro volvieron a recalcar que “ser independiente es impresionante”, y que, mientras puedan “lo seguiremos siendo”.
Salieron con el disco debajo de brazo. El disco largamente esperando. Es que tanto va el cántaro a La Fuente, que al final... (¿era así?)

Ciclo en la casa de Pérez Celis, viernes y sábados de enero, 1982.


miércoles, 1 de diciembre de 2010

Pan Caliente y algunos comentarios


Una fiesta a todo ritmo
El rock, como pan caliente
Roque de Pedro
14 de enero 1982. Espectáculos. Diario Clarín.
(…) Quizá el mayor entusiasmo colectivo fue logrado por La Fuente. A partir de un estilo que posee tranquilidad de lo acústico y cierto raigambre folklórico, no solo obtuvieron la atención de la gente hacia sus temas más melódicos, sino que esta misma gente provocó la mayor polvareda al son de un ritmo andino.

Música hoy
Pan caliente
Carlos Dutil
Enero 1982. Diario Popular.
(…) La Fuente… cómo hacer para contar la misma locura, como hacer para explicar las cosas que nunca han sido explicadas. La gente con las mandíbula apretadas, grito las canciones con rabia y emoción, la atención se repartió tanto ente el escenario como ente la gente, que no olvidó épocas pasadas no hace mucho. La Fuente es la vitalidad y el no olvido:

Recitales
Festival de Pan caliente. Estadio Excursionistas.
Víctor Pintos
Sábado 2 de enero- Expreso Imaginario.
(…) El número siguiente fue La Fuente. Al son de carnavalitos, huaynos y canciones de neto timbre folklórico, se metieron la gente en el bolsillo. Y cuando pelaron la murga del final, se armó una polvareda increíble. Es que, según me dijeron, por algunos problemas no se pudo regar la cancha (el pisadero digamos) a la mañana, y entonces toda la tierra estaba suelta.

Avidez juvenil en una tarde
Diario la Nación
Lunes 4 de enero 1982.
La noche empezaba a entregar sus primeros silencios cuando los ritmos andinos del grupo La Fuente movilizaron al púbico que asistió al festival Pan Caliente. Siguiendo finalmente los compases de un carnavalito, las rondas y las fervorosas corridas improvisadas por la audiencia levantaron una polvareda que tiño de tierra jeans, blusas, no pocos torsos desnudos que habían reclamado un sol generoso por la tarde y también los rostros, ávidos y expectantes, de un espectáculo de calidad.
(…) La Fuente (aquí la reunión alcanzó su momento más importante en cuanto a comunicación entre los artistas y auditorio).